La magia y el romanticismo se apoderaron de la pasarela parisina con la colección primavera verano de Valentino.

La prensa especializada registró que los diseñadores de la Casa Valentino, Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli, han creado una colección de alta costura mágica y muy romántica, inspirada en la naturaleza imperial para la próxima temporada primavera verano 2016.

Añaden que la nueva colección llenó de magia la pasarela parisina por la que desfilaron modelos convertidas en diosas griegas, princesas del lejano Oriente o reinas bizantinas. Ricos tejidos que envuelven de glamour los vestidos en diseños inspirados en la obra del pintor español Mariano Fortuny, volviendo atrás en el tiempo a la época de los grandes imperios de la historia, como el Bizantino. Los ricos tejidos se transformaban en vestidos de sinuoso movimiento y convertían a las modelos en modernas diosas griegas o medusas, reinas bizantinas o princesas del lejano Oriente.

La historia del gran Valentino

Conocido como el ‘Rey del Chic’, el diseñador de alta costura Valentino tiene en su haber todos los premios importantes que se le pueden conceder a un modisto. En la década de los 60 se convirtió en uno de los diseñadores preferidos de la ‘jet set’, cuando Jackie Kennedy escogió uno de sus diseños para casarse con el magnate griego Aristóteles Onassis, un hecho crucial en su carrera.

El pueblecito de Voghera, situado al sur de Milán, vio nacer a Valentino Garavani el día 11 de Mayo de 1932. Sus comienzos en la alta costura se remontan a 1950 cuando con tan sólo 17 años abandona su Italia natal rumbo a París, donde trabaja en los talleres de Guy Laroche y Jean Desses. Aprende el oficio, y en 1959 regresa a Roma para abrir su primera tienda. El mundo de la moda empieza a darse cuenta de que ha nacido una estrella, pero la gran oportunidad llama a su puerta tras la mítica presentación de su “Colección Blanca” en 1967. De allí en adelante solo el éxito lo ha acompañado en su brillante carrera como diseñador.

En una oportunidad dijo: “El carácter y la personalidad de una mujer son infinitamente más interesantes, seductores y encantadores que la belleza por sí sola”. El imperio Valentino se extiende desde Nueva York a Moscú, con 49 boutiques repartidas en cuatro continentes. Y si bien la piedra angular es el genio creativo del modisto italiano, el pilar que convirtió la firma en una gran empresa y la impulsó en todo el mundo es su socio y compañero de negocios de toda la vida, el arquitecto italiano Giancarlo Giammetti.

“Desde el instante en que despierto me concentro en un solo ideal: comunicar la belleza y la perfección”.